cropped-head.png
  • Fecha: 22/03/2015
  • Distancia aproximada: 20 km.
  • Dificultad: media.
  • Desnivel acumulado: alrededor de 1.000 m.
  • Mapas Topográficos: 137-III y 169-I
  • Responsables: Luis y Pilar (ausente).

Nos volvemos a encontrar con esta interesante zona de la Reserva Natural de los Montes Obarenes, en la provincia de Burgos. En la campaña anterior (2014), y desde el mismo punto de partida con que iniciaremos la de este año, intentamos ascender a la mayor cota de esta sierra (el “Umión”), sin conseguirlo. Desde entonces, mucha gente de la sociedad ha realizado esta subida. Este año toca el otro lado, justo el cordal paralelo al del Umión, Flor y Mancubo. Esperemos que el buen tiempo nos acompañe esta vez.

Comenzamos nuevamente en Encío (650 m.). Salimos del pueblo en dirección a Obarenes (antigua calzada que enlazaba Encío con Frías), adentrándonos en el siempre interesante Desfiladero de la Galera a través de una hermosa pista forestal (puede que algunos tramos estén en malas condiciones, debido a los últimos temporales de lluvia y nieve) que nos lleva hasta un cruce de caminos. El de la derecha lo desechamos (nos dirige a Obarenes); seguimos de frente, pasando por delante de una zona de recreo. Enseguida nos desviamos para entrar en un magnífico bosque de robles y hayas, marcado el camino como PR. Al poco rato, en la plenitud boscosa, haremos otro cambio de dirección (de ida y vuelta) para visitar la interesante Ermita y necrópolis medieval de San Mamés.

Ya de regreso de la ermita, y en continuo ascenso, retomamos el camino atravesando este hermoso hayedo de la Sierra de Pancorbo, saliendo a una zona de bosque bajo (quejigo, boj, encina…) en donde ya no existe ninguna marca de PR; con señales a base de puntos rojos y cintas, intentaremos no perdernos: es un lugar, conocido como Los Terreros, propicio para ello; habrá que ir bien agrupados para evitarlo hasta salir a las campas de Vallehermoso, en donde todo vestigio de bosque desaparece. Enseguida divisamos un “teso”, la Peña la Liebre (1.098 m.), en la zona conocida como Nava Encimera, en donde están ubicadas un montón de antenas. A ellas subiremos y haremos un breve descanso: si el tiempo es bueno tendremos oportunidad de unas excelentes vistas.

Y a partir de aquí, en permanente ascenso, con alguna que otra bajada, iremos “tachando” una serie de cotas que se van a poner a nuestro alcance: Pico Águila, Peña del Buey (1.230 m.), La Verdina o el Buey (1.351 m.) y Peñas el Águila o Cantoña (1.342 m.). Son nombres que se repiten de continuo en los mapas, pero, según sean los lugareños de un sitio o de otro, la nomenclatura es diferente.

Desde el último monte ascendido, tendremos dos alternativas. Retroceder hasta el collado que separa la Peña del Buey de la Verdina, en donde una bonita pista que atraviesa hayedos y pinares nos va a llevar hasta Cubilla de la Sierra (1.022 m.), o, campo a través, sin atisbo alguno de sendero, bajar rápidamente y “a la brava” a Cubilla por toda la ladera del monte hasta encontrar la pista del pueblo.

Y en el pueblo, tendremos oportunidad de descansar o tomar algo en el bar del mismo.