Fotocrónicas (LXXVIII)

Desde el San Lorenzo, la Demanda riojana se bifurca en tres cordales de mayor entidad. Hacia el Norte pasa por La Cuña, Chilizarrias, Piquilla y San Pol, para llegar a Pazuengos. Hacia el Sureste, se vale del Cabeza Parda, los Pancrudos y el Alto Gomare para precipitarse en un descenso de vértigo hasta el Najerilla. Y hacia el Suroeste, transita por el Salineros, Gitano, Cachipurri y Portillo Necutia para alcanzar la Cruz de la Demanda.

Entre el cordal Norte y el cordal Sureste se abre un arco de cumbres poderosas en las cuales nacen tres ríos principales de la sierra: el Cárdenas, el Tobía y el Valvanera. Todos ellos tienen sus manantíos más elevados en las dilatadas y exuberantes laderas de los Pancrudos.

La imagen de hoy está tomada desde el collado de Beneguerra, entre el Chilizarrias y La Cuña, a 1.730 metros de altitud. El paisaje, amplio y montaraz, recoge la cabecera del río Cárdenas, las majadas verdes de Campos Largos y el cordal de la Sierra de Pradilla emergiendo sobre las nieblas, con su cota máxima: el pico Rando. Una visión semejante reconforta el ánimo e invita a pensar como el geógrafo Eduardo Martínez de Pisón que «El mundo (la naturaleza) es siempre mejor que nosotros».

Texto y fotografía: Jesús Mª Escarza Somovilla