Fotocrónicas (LXXXII)

En el largo espinazo que forma la Cordillera Cantábrica en el Norte de España (desde Galicia hasta el País Vasco), los Picos de Europa constituyen sin duda el núcleo más singular y espectacular. Un territorio de dimensiones relativamente reducidas pero muy verticales, quizás porque la geología parece haber hecho un esfuerzo titánico por comprimir valles y elevar picos. 

Estamos en un espacio mineral que fascina y angustia a partes iguales. La belleza de su caliza blanca sobre fondo azul prusia es inigualable, pero su orografía es terrible y pone a prueba la condición del mejor montañero. En una jornada medianamente venturosa, caminar por su geografía ofrecerá motivo continuo de contemplación y de asombro.  

La imagen la tomé en el Jou de los Boches, con el Pico Tesorero (2.564 m.) arriba a la derecha, y los contrafuertes de Horcados Rojos a la izquierda. Fue un magnífico treking alrededor del Macizo Central que nos llevó desde Puente Poncebos, por Bulnes, Collado Pandébano, Vega de Urriello, Cabaña Verónica, Peña Vieja, Puertos de Áliva hasta Sotres. Resultó una experiencia memorable que, ahora, rescato con esta fotografía.

Texto y fotografía: Jesús Mª Escarza Somovilla