Fotocrónicas (CI)

A primeros de Diciembre del año 2017 cambió el astro del tiempo. Tras un invierno anterior cicatero en nieves y el resto del año mísero en lluvias, por fin, como maná del cielo, sucesivos frentes fueron barriendo con tenacidad prusiana nuestras tierras sedientas.

Los montañeros, durante varios meses, saciamos el gusanillo de pisar nieve abundante, disfrutamos con su magia, nos extasiamos con su belleza. La larga espera bien mereció la pena para redescubrir la naturaleza ataviada con unas galas que le sientan tan bien. 

En vísperas de Navidad, como es costumbre en Sherpa desde hace cinco décadas, procedemos a colocar nuestros Belenes de Espeleología y de Montaña. Esta añeja actividad es motivo de celebración navideña, desde luego, pero lo es también de reencuentro y convivencia entre muchos socios que no quieren perder esta entrañable tradición.     

La imagen de hoy la tomé en vísperas de aquel invierno 2017-2018 en el Puerto de Herrera, cerca de la cueva de San León, en cuyas entrañas quedó colocado uno de los dos Belenes. En un paisaje dominado por blancos, negros y grises, la montañera que camina luce como un farolillo chino sus vivos colores rojos y azules. Parece una ilusión, y quizás lo sea. Es tiempo de Navidad y cualquier hecho puede ocurrir.   

 

Texto y fotografía: Jesús Mª Escarza Somovilla